Educar en Pandemia: Los REA y el acceso

12 Junio 2020

Muchas soluciones educativas basadas en tecnología logran avances a nivel de prototipo o en contextos propicios o específicos. Pero cuando dicha innovación debe escalar para extender su cobertura, estas no logran insertarse de manera efectiva y sostenible. Los REA representan una oportunidad.

En el artículo anterior, profundizamos cómo los Recursos Educacionales Abiertos (REA) son concebidos como una de las principales estrategias para abordar los desafíos educacionales que ha provocado el contexto de la pandemia global Covid-19.  Un argumento principal de los REA, gracias a las libertades de uso que consagra, es que amplían el acceso equitativo a recursos y experiencias educativas de calidad gracias a eliminar restricciones o barreras de acceso.  Una de las principales cualidades de los REA es su acceso y uso sin costo, gratuito, por parte de cualquier usuario.
Ya hemos presentado anteriormente la importancia de plataformas de aprendizaje adaptativas en este contexto de pandemia y post-pandemia, destacando a Khan Academy, un REA, como excelente solución.  A partir de una experiencia local previa podemos ilustrar con claridad sobre la importancia de disminuir las barreras de acceso para que estas soluciones puedan ser efectivas, mientras tanto, también puedan escalar y ampliar su cobertura.
El Programa Enlaces, luego el Centro de Educación y Tecnología, fue la unidad del Ministerio de Educación encargado de implementar las TICs en los establecimientos educacionales.  Fundado en 1993, este programa, alguna vez pionero e innovador en la región, fue cerrado por la actual administración, transformado (más bien, recortado) al Centro de Innovación.  ¡Cuánto nos hace falta Enlaces en este contexto!
Enlaces implementó durante los años 2011-2013 la estrategia “Modelos de Integración Pedagógica”, poniendo a disposición plataformas de aprendizaje adaptativo en las asignaturas de Matemáticas e Inglés para mejorar la efectividad del proceso de enseñanza-aprendizaje en la sala de clases, a través de los beneficios de este tipo de soluciones:  aprendizaje personalizado, autónomo y adaptado al contexto individual, reportes individualizados de seguimiento de procesos de aprendizaje, acceso desde el hogar, etc. 
Dichas plataformas eran dispuestas por empresas comerciales locales, cuyo modelo de negocio se centraba en el cobro por número de licencias a nivel individual o institucional.  Estas brindaron servicios a casi 190.000 estudiantes de 3° a 8° Básico en casi 1.450 escuelas de dependencia municipal y particular-subvencionado, en una inversión pública ascendió a los $ 1.200 Millones, cuyo costo mayormente estaba relacionado con alquilar licencias individuales y temporales del servicio web de suscripción por cada usuario (estudiante).
La iniciativa al año siguiente fue evaluada por Microdatos, entidad externa dependiente de la Universidad de Chile, y sus principales hallazgos fueron desalentadores:

  1. el uso de plataformas web en cantidad de horas, tanto en Inglés como en Matemáticas, con análisis desagregados por tipo de plataforma, informó que el uso por parte de los estudiantes fue cercano a cero.
  2. la correlación entre la asignatura, tanto en Inglés como en Matemáticas, y las pruebas nacionales estandarizadas (SIMCE) también fue cercana a cero.
  3. Se produjeron problemas de accesibilidad por no contar con suficientes licencias:
    • se hizo necesario usar computadora con dos o más estudiantes, lo que interrumpió la posibilidad de monitoreo personalizado y el distanciamiento de uno de los estudiantes.
    • menor compromiso con la plataforma entre los estudiantes pasivos.

La iniciativa, ante tal evidencia, fue clausurada por su nulo impacto.
Cabe preguntarse qué hubiese ocurrido con esta iniciativa si el Ministerio considerara un REA, como Khan Academy, plataforma de aprendizaje de alta calidad y sin costo alguno.  Primero, hubiese garantizado no sólo el acceso permanente a todos los estudiantes de la iniciativa, si no, a todos los estudiantes en Chile
Pero quizás más importante, de ninguna forma el acceso gratuito debiera generar recorte a la inversión y gasto público en soluciones educativas tecnológicas.  Pero ciertamente, la inversión pública debe orientarse hacia el proceso de adopción y uso adecuado de los recursos educativos digitales, principalmente por parte de los usuarios finales, estudiantes, profesores, como también por padres y apoderados.  En lugar de destinar los recursos para cancelar licencias “por puesto” que ofrecen las plataformas comerciales, dichos recursos pueden invertirse en capacitación y desarrollo profesional docente, generar modelos de integración curricular y didáctica (trabajo en aula), generar recursos y sistemas, ofrecer servicios de soporte y monitoreo, levantar buenas prácticas, entre múltiples posibilidades. 
Lo anterior es coherente con las recomendaciones del informe de evaluación de Microdatos, destacan la necesidad de:

  • poner mayor énfasis en el proceso del programa,
  • mayor supervisión y seguimiento, en especial, en apoyo docente
  • garantizar la adopción y adaptación por parte de la comunidad educativa, en especial, los apoderados

Los estudiantes chilenos requieren imperiosamente desarrollar habilidades de aprendizaje a través de plataformas web, y con mayor razón, en el delicado momento actual.  Hemos sido testigos cómo las plataformas web de todo tipo se han multiplicado y diversificado a la luz de las restricciones de interacción presencial, generando nuevas alternativas para resolver todo tipo de necesidades.
Pero más allá de la urgencia del momento, hay dos aspectos fundamentales de por qué los estudiantes chilenos deben aprender a través de sistemas mediados por tecnologías digitales:

  1. Aprender a través de toda la vida (Longlife learing):  La educación dejará de ser una etapa limitada por cantidad de años (por ejemplo, 12 años de educación escolar). Debido a la rápida evolución de nuestras sociedades y economías, la alta obsolescencia del conocimiento y la penetración de las tecnologías digitales en todo ámbito, se requiere de sujetos que aprendan cada vez que lo requieran, entendido como un continuum, una necesidad permanente a través de toda la vida. Las instituciones educativas dejan de ser “hoteles de paso” para ser espacios de visita frecuente con puertas más anchas por las que se transite todo el tiempo.  La educación del futuro será mediada por las tecnologías digitales.
  2. Desempeñarse competitivamente en el mercado laboral:  Seguramente nuestros estudiantes a futuro tendrán que desempeñarse laboralmente en entornos digitales y conectados en red. Las plataformas web son para la Sociedad del Conocimiento hoy, lo que la fábrica fue para la Revolución Industrial del siglo XIX, en términos de ser el espacio de productividad y generación de valor. Ellas son un entorno ideal y necesario para desarrollar e-Skills (habilidades digitales) o Habilidades del Siglo XXI, conjunto de dominios para desempeñarse de forma productiva, competitiva y virtuosa en nuestra economía y sociedad.

Por ende, es imperioso reponer una estrategia que trabaje con plataformas web de aprendizaje, y a través del uso de REA, brindar dicha oportunidad de forma equitativa a todos los estudiantes del país. Los REA son una de varias alternativas reales para ayudarnos a Educar en Pandemia.


Accesos panel

Buscador de Leyes - BCN Ley Chile


Objetivos de desarrollo sostenible

¿Cómo se hacen las Leyes?

Información básica sobre todo el trabajo que hacen los parlamentarios en el Congreso Nacional para elaborar las leyes que rigen en Chile.

Constitución Política de Chile

Texto actualizado y completo de la Constitución Política de Chile de 1980.

Delibera en youtube