Colegio Mater Dei De Coyhaique -COIHAIQUE - Región de Aysén
Título iniciativa: Proyecto de ley entorno a la implementación de un modelo educativo saludable.


La obesidad es un problema preocupante a nivel país, desde ya hace algunos años, incrementándose a pasos agigantados y cuyo efecto visible tiene que ver con la malnutrición nacional, sobre todo en los sectores más desprotegidos de la nación, no solo por los altos costos de una mejor alimentación, sino también por una falta de conciencia y educación previa, desde los primeros años de enseñanza. A menudo no dimensionamos las consecuencias que acarrea el no llevar una dieta saludable, pues la sociedad tan solo se enfoca en la imagen, en el aspecto de estético que conlleva el alza de peso, pero olvidamos quizá lo más importante que, a nuestro modo de ver, es el posible padecimiento de enfermedades que no sólo pueden contraerse a edades avanzadas como todos piensan, puesto que ahora las estamos contrayendo y vivenciando a temprana edad. (ejemplo de ello son posibles pandemias adquiridas desde la lactancia por la mala alimentación de la madre).
A nivel latinoamericano, Chile es el segundo país con exponenciales tasas de obesidad, y a nivel continental ocupa la tercera posición. Es por esto que el gobierno de Chile en el año 2011 y 2012 se hace partícipe de cumbres, organizaciones y convenios,tales como: la cumbre de las Américas y el caribe sobre la prevención de la obesidad; ECNT y declaración de Valparaíso de octubre de 2011 y la organización no gubernamental EPODE international network, que agrupa distintos programas gubernamentales y de la sociedad civil; todo esto con el objetivo de mejorar la salud y disminuir la obesidad en el país. Además, cabe destacar el convenio con el ministerio de salud de Colombia. basándose en los ejemplos de programas creados en otros países como el 5 pasos de México, nuestro país lanza el año 2012 el programa elige vivir sano, cuyo objetivo central fue generar hábitos y estilos de vida saludables, lo que, en síntesis, se traduce en el siguiente eslogan: come sano, mueve tu cuerpo, vive en familia y disfruta el aire libre. Este programa a recorrido la mayor parte del país (desde Arica a Chiloé) con un equipo de 18 profesionales aptos para el desarrollo de los objetivos y ello lo evidencia las 3 campañas públicas y masivas llevadas a cabo. sin embargo, creemos que todo esto no es suficiente para un cambio profundo desde nuestras mentalidades y una plena conciencia de nuestra salud.
Por todo lo anterior, nuestro proyecto está enfocado en mejorar la calidad de la alimentación de todos los chilenos, partiendo por la base, o sea, los niños. para ello ideamos un proyecto enfocado cambiar la conducta de las futuras generaciones, para así provocar una cambio social en sí mismo, desde sus raíces, y es por esto que queremos abarcar no solo desde su perspectiva física, sino también desde una perspectiva psicológica. No olvidemos que los niños poseen una conducta moldeable y son mayormente receptivos a las prácticas adquiridas, por lo tanto si desde niños inculcamos tanto en lo teórico como en lo práctico, veremos que los resultados a posterior serán la paulatina implementación de estas práctica social, que se transformará en un estilo de vida, capaz de combatir el gran problema que como país tenemos hoy latente: la obesidad.
Con nuestro proyecto buscamos generar un cambio en el comportamiento conductual y social que nos lleve a tener un mejor estilo de vida, un cambio de carácter profundo, que involucre transformar la buena alimentación en algo que nos identifique como sociedad y país.
Ahora bien, tomando en cuenta experiencias como la permocultura y los huertos colgantes, podemos afirmar que con pocos elementos e incluso en espacios reducidos es posible llevar a cabo este proyecto, el cual pretende ser jurídico pero también permear profundamente, a tal nivel que pudiera ser en un tiempo más proyecto de vida de todos los chilenos. Para lograr lo anterior es que proponemos la implementación de un proyecto de ley cuyas acciones estarán enfocadas en dos frentes: el pedagógico teórico y el pedagógico práctico. Así, pensamos en la implementación de un programa educativo cuyo sustento sea, en primer lugar, clases teóricas para luego pasar al escenario de lo práctico, o sea, la implementación de huertos en los colegios que sean hechos por los mismo estudiantes, donde sean ellos los protagonistas; esto les permitirá desenvolverse en otras facetas, las cuales favorecerán a nuestra calidad de vida y salud.
Para que este proyecto sea posible, es necesario el trabajo en conjunto de tres estamentos, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Agricultura. Para que nuestro proyecto sea viable, es necesario delimitar el rol que desempeñará cada uno para la correcta realización, implementación, mantención y desarrollo del proyecto.
El Ministerio de Salud, considerando que son los que más dominio en cuanto a alimentación poseen, en su calidad de expertos, serán los encargados de fiscalizar la sanidad de los huertos, así como también tendrían que hacer

la bajada correcta y eficaz de información que llegue a los estudiantes, sumado al constante monitoreo, tanto en las condiciones higiénicas, como de salubridad en los colegios.
En cuanto al Ministerio de Educación, tendrá como función dedicarse a transformar la dimensión teórica en una de carácter práctica didáctica, que se encuentre acorde a las edades de los estudiantes. Deberá evaluar y posteriormente ubicar en que momento (ya sea horario, asignatura y forma de llevar a cabo) se realizará la educación respecto a la buena alimentación, así como las ventajas que esta presenta (Rol performativo).
Por su parte, el Ministerio de Agricultura deberá hacerse cargo de la implementación de un sistema de autocultivo considerando tanto la planificación, como la implementación y el constante mantenimiento de este. Además deberá considerar todas sus variables, tomando en cuenta así, las condiciones climáticas de cada zona del país, las fechas en que el proyecto podría llevarse a cabo con éxito. En síntesis, tendría como función el evaluar también los alimentos que podrían cultivarse, considerando las condiciones de suelo, y todos los conocimientos que aquellos expertos manejan.


En conclusión, este proyecto persigue el construir una sociedad más inflrmada y preocuada de su salud por medio del manejo conciente de información respecto a la alimentación y a lo que diariamente consumimos, contrastado con lo que es recomendable; pero también hacernos responsables desde la práctica, o sea, desde la vida autosustentable de nuestra ingesta alimentaria. Así es como nuestro será un primer paso para lograr cambiar la visión de los niños y jóvenes respecto a la alimentación y el gran y directo impacto que tiene en la salud de todos y cada uno de los chilenos.



Por todos los antecedentes expuestos anteriormente, presentamos la siguiente propuesta legislativa, la que tiene un carácter formativo y que lleva por nombre Proyecto de ley entorno a la implementación de un modelo educativo saludable, que consiste en lo siguiente:
Artículo 1. El estado, por medio del Ministerio de Salud, creará e un programa educativo-formativo, cuyo material estará enfocado a informar respecto a tres dimensiones: la primera referida a tipos de alimentos, la segunda destinada a determinar estilos de alimentación y la tercera enfocada a los perjuicios a la salud derivados de la mala alimentación.
Artículo 2. El Ministerio de Educación tendrá como función hacer la bajada de la información emanada del Ministerio de Salud, implementado dentro del currículum, en específico en la asignatura de orientación, bloques teóricos y prácticos, donde se invite a los jóvenes chilenos a un modelo de vida saludable.
Artículo 3. Es labor del Ministerio de Salud, asesorar a las escuelas con profesionales de la salud (médicos, nutricionistas, psicólogos, etc) para que estos apoyen directamente a los profesores en el aula.
Artículo 4. Es tarea del Ministerio de Agricultura, crear un programa de sistemas de cultivo, para así poder implementar en las escuelas huertos y plantaciones que permitan la cosecha de vegetales y otros productos.
Artículo 5. En su combinatoria con el Ministerio de Agricultura, las escuelas tendrán la misión de ceder los espacios para la implementación de un programa práctico (estilo taller) donde los estudiantes vivirán la experiencia de involucrarse en el proceso de generar sus propios vegetales.
Artículo 6. Deberá implantarse en diversos medios de comunicación, una propaganda destinada a informar respecto al presente programa, enfatizando en los beneficios que tiene implementar estas acciones en la educación de las generaciones jóvenes. Así, adultos podrían apoyar la iniciativa adoptando las acciones en sus hogares.
Artículo 7. En cuanto a los recursos, será tarea del Ministerio de Salud solventar la dimensión teórica, del Ministerio de Educación financiar tanto los perfeccionamientos del profesorado y los recursos para materializar los huertos; y del Ministerio de Agricultura los insumos necesarios y la mano de obra para mostrar los huertos en las escuelas.